Fandom

Scratchpad

MGP IRPF

216,070pages on
this wiki
Add New Page
Discuss this page0 Share

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.

Welcome to the MGP IRPF mini wiki at Scratchpad!

You can use the box below to create new pages for this mini-wiki. Make sure you type [[Category:MGP IRPF]] on the page before you save it to make it part of the MGP IRPF wiki (preload can be enabled to automate this task, by clicking this link and saving that page. Afterwards, you may need to purge this page, if you still see this message).


1.- ¿Qué es un impuesto lineal? 2.- ¿Un impuesto lineal puede ser redistributivo? 3.- ¿La imposición lineal ayuda a incrementar la recaudación? 4.- Puntos fuertes de una imposición lineal. 5.- Argumentos en contra. (Por lo menos creo que es lo más importante, yo por lo menos estoy en contra de este tipo de impuesto). 6.- Los casos de otros países o zonas donde ya funciona: por ejemplo Estonia donde ya funciona. (Adele podrías hecer esta parte que seguro que esta en ingles). 7.- El caso de España, como quedaría si se implementarà.


Que es un impuesto lineal

Se trata de establecer un tipo impositivo único para todos los contribuyentes. Este se debe calcular en base a las necesidades de financiación del Estado y en base a los criterios de redistribución establecidos a nivel político. Además por la franja más baja se implanta una renta a partir de la cual no se debe pagar este impuesto

- En el impuesto lineal toda la renta de los individuos se integra en una única base imponible y tributa a un tipo impositivo único en la parte que supere un importe determinado declarado exento, cuyo valor puede variar según las circunstancias personales y familiares del contribuyente. Se establece una definición extensiva de renta y se eliminan todos los tratamientos especiales a fin de evitar distorsiones, simplificar el impuesto y mejorar la equidad horizontal. Asimismo, la existencia de un tipo único permite ajustar mejor las retenciones en la fuente a la cuota final y prácticamente elude los problemas que la progresividad de los tipos ocasiona al gravar las rentas irregulares o elegir la unidad contribuyente. A pesar de la existencia de un único tipo, el impuesto es progresivo como consecuencia de la aplicación del mínimo exento.

- OTRA MANERA DE ENTENDER ESTE IMPUESTO En la academia, el impuesto lineal sobre la renta ha sido materia sistemática de estudio desde hace décadas. Esta especial atención se debe, en parte, a su aparente simplicidad estructural, basada en la existencia de un nivel de renta mínimo garantizado y la aplicación de un tipo impositivo constante sobre el total de la renta que exceda de ese mínimo garantizado. En su versión genuina, las unidades contributivas con rentas inferiores al mínimo vital recibían una transferencia igual al producto del tipo impositivo por la diferencia entre ese nivel crítico de renta y la renta efectiva del contribuyente. En su formato más simple, sin embargo, la posibilidad de transferencia (impuesto negativo) para rentas por debajo de ese nivel mínimo crítico desaparece y el mínimo vital se convierte en un simple umbral de tributación. El reciente debate público, difuso e inconexo, sobre la idoneidad de su aplicación ha popularizado este diseño impositivo entre los contribuyentes.

Por cuestiones que deben resultar obvias, ese mínimo debe estar graduado en función del tamaño del hogar del contribuyente o, lo que es lo mismo, del número de personas dependientes de él. El análisis empírico revela que la ponderación que se le de a cada miembro puede resultar crucial para determinar el grado de aceptación social que una posible reforma tributaria de este signo llevaría aparejado.


El impuesto dual La característica más relevante del impuesto dual es que no todos los ingresos se gravan de la misma forma, porque mientras las rentas del trabajo tributan a tipos marginales progresivos, las rentas del capital lo hacen a un tipo proporcional reducido. El tipo único que grava las rentas del capital además coincide con el tipo proporcional del impuesto sobre sociedades, de manera que todas las rentas del capital, se obtengan o no a través de personas jurídicas, quedan sometidas al mismo tipo de gravamen. Éste debe coincidir a su vez con el tipo marginal inferior de las rentas del trabajo, con la finalidad de evitar prácticas de arbitraje fiscal. El impuesto dual, a diferencia del impuesto lineal, rompe con la idea tradicional de fijar impuestos globales sobre la renta que graven por igual todas las rentas. Sin embargo, en la práctica en la mayoría de países de la OCDE y bajo impuestos sobre la renta teóricamente globales se han ido extendiendo tratamientos particulares para ciertas modalidades de ahorro. La elevada movilidad del capital financiero en economías abiertas junto con la ausencia de cooperación entre los países dificulta seriamente el gravamen de las rentas del capital a tipos impositivos elevados. Esta constatación ha provocado la adopción de diversos tratamientos específicos que afectan a ciertas rentas del capital, por lo que el impuesto dual presenta la ventaja de ofrecer al menos un sistema homogéneo y racional de tributación de todas las rentas del capital.

Fruto de esta racionalidad que inspira el modelo dual, dentro de los rendimientos de las actividades económicas se debe diferenciar la parte del rendimiento total atribuible a cada factor, trabajo y capital, para que así tribute conforme a su verdadera naturaleza. Para ello se aplica el modelo fuente, que atiende al factor de generación de la renta, con independencia de que la misma se haya retirado o no del ámbito de la actividad. Con tal fin, se estima primero el rendimiento del capital a partir de una tasa presunta de rentabilidad fijada legalmente que se aplica sobre el valor del capital afecto a la actividad, y la renta restante tributa como rendimiento del trabajo. 1.3 El impuesto dual como aproximación al impuesto lineal A diferencia del impuesto lineal, el impuesto dual lleva aplicándose en diversos países nórdicos desde los años noventa, aspecto que permite conocer cómo se ha llevado a la práctica la distinta tributación de las rentas del trabajo y de las rentas del capital. En concreto, se han utilizado dos sistemas alternativos: A) - Establecer dos bases imponibles totalmente independientes en función de la naturaleza de las rentas, tributando cada una de acuerdo con una tarifa distinta, que es el sistema seguido por Finlandia y Suecia. B) - O bien, regular también dos bases imponibles, una general, formada por todas las rentas, y otra personal, integrada únicamente por las rentas del trabajo. Y mientras la base general tributa a un tipo único proporcional, la base personal queda sometida a una tarifa progresiva, que incluye un amplio primer tramo de base que tributa a tipo cero, puesto que las rentas del trabajo ya han tributado en la base general. Este sistema se sigue en Noruega. La adopción del segundo sistema presenta la ventaja de que sólo los contribuyentes que tributen a los tipos adicionales de la base personal tienen un incentivo a convertir rentas del trabajo en rentas del capital. Para los demás declarantes, que de hecho pueden ser la gran mayoría, como se verá en la parte empírica, el impuesto dual se limita a la base general. Por eso, esta característica permite considerar el impuesto dual como una aproximación a un impuesto lineal sobre la renta, esto es, un impuesto lineal con un recargo que se aplica solamente sobre las rentas del trabajo más elevadas.

Índices globales de progresividad y capacidad redistributiva

La aplicación de un impuesto progresivo sobre la renta, entendiendo por tal aquél en el que el tipo impositivo medio aumenta con la renta del contribuyente, supone que la distribución de la carga tributaria con relación a la renta no sea proporcional, de manera que la aplicación del impuesto produce un efecto redistributivo. Para calcular la progresividad global del impuesto se toma el índice de Kakwani (1977a) que compara la distancia entre la curva de Lorenz para la renta antes de impuestos (LAT) y la curva de concentración de las cuotas impositivas (CCCL), lo que en términos de índices significa medir la diferencia entre el índice de concentración de las cuotas impositivas (CCL) y el índice de Gini para la renta antes del impuesto (GAT).5 K = 2 ∫[ ( )− ( )]10L p CC p dp AT CL = CCL – GAT [1] Siempre que el valor de K sea positivo significa que el impuesto es progresivo. Para un nivel dado de desigualdad en la distribución de la renta antes del impuesto, la progresividad aumenta cuanto mayor sea la desigualdad en la distribución de la cuota del impuesto. Como se ha dicho antes, la aplicación de un impuesto progresivo produce un efecto redistributivo que, siguiendo a Reynolds y Smolensky (1977), se puede medir como el doble del área entre la curva de Lorenz antes del impuesto y después del mismo (LDT), lo que en términos de índices equivale a la diferencia entre los índices de Gini después (GDT) y antes del impuesto.6 RS = 2 ∫[ ( )− ( )] 1 0 L p L p dp AT DT = GDT – GAT [2] El impuesto es redistributivo cuando el índice de Reynolds-Smolensky es negativo, porque significa que el nivel de desigualdad en la distribución de la renta después del impuesto es menor que el que existía antes de su aplicación. Por tanto, se puede afirmar que el impuesto es progresivo G = 2 μ 2 N Σ ii(xi – μ) donde N es el número total de observaciones, μ la renta media, i la posición ordinal de las N observaciones distribuidas de menor a mayor renta y xi la renta correspondiente a la observación i. 6 En realidad, en la propuesta original de Reynolds-Smolensky se toma el índice de concentración de la renta después del impuesto, y no el índice de Gini, porque se mantiene la ordenación inicial de los declarantes. La existencia de un efecto reordenación derivado de la consideración en los impuestos de otras circunstancias además de la renta, como el número de hijos, la edad del contribuyente, etc., justifica que se tome el índice de

No obstante, la redistribución depende no sólo de la progresividad, sino también del nivel del impuesto o tipo medio. De hecho, el mismo Kakwani (1977b) demuestra que la capacidad redistributiva se puede descomponer como una función del tipo medio (tme) y de la progresividad del impuesto, esto es RS = ( CL AT) me me C G t t − − − 1 En consecuencia, cambios en el tipo medio que no modifiquen la progresividad del impuesto sí inciden en la capacidad redistributiva. Y, asimismo, cambios en la progresividad que no supongan una modificación en el tipo medio del impuesto también alteran el efecto redistributivo del mismo. El cálculo de la renta de los individuos Con tal fin se ha construido una definición lo más amplia posible de renta económica neta que, en la medida de lo posible, resulte independiente de los criterios fiscales.8 Esta definición se compone de la suma de todos los rendimientos netos e incrementos patrimoniales netos, sin que para su determinación se permita la aplicación de ningún gasto general a tanto alzado o de reducción alguna. En los rendimientos netos está incluida la imputación de una renta ficticia por el uso de inmuebles no arrendados sin que sobre la misma sea posible deducir ni el IBI, puesto que la renta imputada ya es baja, ni los intereses hipotecarios, porque, coincidiendo con Ruiz-Huerta y otros (1996), su deducción obedece más a los fines de una política económica determinada que a una modificación de la capacidad económica de los individuos. ¿Un impuesto lineal puede ser redistributivo?

ARGUMENTOS FAVOR - El efecto redistributivo podría venir dado por el hecho que al favorecer que un menor elusión y evasión los contribuyentes con mayor poder adquisitivo acaban pagando más que antes.

- Al aplicarse una renta fija exenta de pago de este impuesto los contribuyentes que estuviesen por debajo de este nivel no pagarían nada. Así el impuesto tan sólo opera a partir de cierto nivel de renta, o lo que es lo mismo a partir de su “renta disponible”, resultante de restar a sus ingresos totales la cuantía correspondiente a la cuota mínima exenta.

- De otra manera si con la implantación de un impuesto lineal se consigue teóricamente mayor progresividad pero se reduce la capacidad recaudatoria del IRPF. El nivel de ingresos no debería mantenerse aumentando otros tributos como el IVA o los impuesto especiales ya que de ser así se reduciría el grado de progresividad y aumentaría la regresividad del sistema.

- La redistribución también puede venir dada por la implantaciónde un mínimo de renta exento del pago de impuestos. Así se asegura que las rentas más altas no pagarán impuestos directos, que con una la tarifa única asegurarían una reducción drástica de su renta disponible.

- Con la aplicación de un impuesto lineal se eliminaría la ineficiencia, entendida como neutralidad, que provocan los incentivos y desgravaciones del actual IRPF. Estos modifican las decisiones de los agentes frente a la que se tomarían si el impuesto no existiera.

Aplicado al caso español, un impuesto lineal que no suponga una significativa repercusión en la recaudación puede muy bien no tenerla en los aspectos redistributivos y de bienestar en agregado. No obstante, el proceso de beneficiados y perjudicados estará afectado por la definición del elemento progresivo del impuesto lineal: el mínimo exento de tributación ¿La imposición lineal ayuda a incrementar la recaudación?

ARGUMENTOS A FAVOR El diseño del impuesto lineal provoca: 1.- Reduce incentivos a la elusión: aprovechamiento de alternativas lícitas para reducir las cargas fiscales, sobretodo por parte de los contribuyentes con mayor poder adquisitivo. Con la elusión se pierde control sobre las inversiones y aumentan considerablemente los gastos de asesoría sin que esto signifique mayor certeza sobre lo declarado. 2.- Reduce la evasión (Ocultación de rentas y incumplimiento de obligaciones de pago). Esta provoca sanciones y por lo tanto un gasto mayor en inspección y control por parte de la hacienda pública

Estos dos actos provocan una menor recaudación por esta vía impositiva. Al evitarse con la implantación de un impuesto lineal se provoca un aumento de la base fiscal y por tanto de la recaudación, al ser las cuotas de los contribuyentes con mayor poder adquisitivo las que acaban aflorando. Al mismo tiempo también se aumenta la recaudación, ya con tipos con los tipos impositivos altos y por tramos los contribuyentes realizan menores actividades económicas, empresariales, etc. a causa de su menor rendimiento. Al reducirse la carga fiscal éstos se realizan, aumentando la generación de empleo y de riqueza en el conjunto de la economía y como consecuencia de la recaudación fiscal.

Pero para que los supuestos uno y dos se cumplan el tipo impositivo debe ser relativamente bajo, ya que de lo contrario no se evita el incumplimiento fiscal ni las acciones de elusión.

Otros puntos fuertes de una imposición lineal - Simplifica y en fiscalidad esto significa eficiencia. - Facilita el cálculo de las cuotas a pagar. - Facilita las obligaciones fiscales de los contribuyentes con el Estado. - Reduce el coste de información al ser más fácil obtenerla y calcular el pago a realizar. - Al ser más simple para los contribuyentes se reduce el riesgo de incumplimiento por error.


Ejemplo de aplicación: Estonia cuando estableció su sistema impositivo i fiscal al caer la Unión Soviética con un tipo único.

Cabe tener en cuenta que la llamada justicia distributiva o redistribución pro-pobre se puede conseguir ex_post, como se hace en general en los países de la Unión Europea, con un amplio Estado de Bienestar y consecuentemente hace falta un alto nivel de presión fiscal. Por el contrario en otros sistemas predomina la igualdad de oportunidad, igualdad ex_ante y por ello los gastos y la necesidad de financiación es menor.







YO ESTARÍA EN CONTRA PORQUE Aquellos que defienden la implantación de un impuesto lineal afirman que con este aumenta la recaudación, ya que al tener tipos más bajos para las rentas más altas se desincentiva la elusión y la evasión, además de reducirse la necesidad de información sobre el sistema y estructura de este impuesto directo y por lo tanto de los costes de acceso a ésta. Pero el supuesto de aumento de la recaudación se basa en un simple hecho de confianza en que algunos de los actores se comportaran de cierta manera, pero cabe la posibilidad que no sea así y que con la reducción de tipos marginales las personas con los niveles de renta más altos continúen buscando llevar a cabo actos de elusión y evasión, manteniendo o pudiendo empeorar el nivel de fraude para esta franja.

También cabe tener en cuenta que el cálculo del tipo único puede ser complicado, ya que es necesario tener en cuenta muchos factores que influyen sobre el sistema y en los contribuyentes, como son niveles de renta, características de composición, número de perceptores, fuentes de renta, valoración económica de las distintas circunstancias familiares y la necesidad de atender a consideraciones de equidad, etcétera. Un ejemplo aplicado a España Tipo marginal que se aplica: único de 35% (IRPF) Ingresos 10.000 20.000 100.000 Total impuesto 0 3.500 31.500 Cuota integra 0 17.5% (O el 35% de los segundos 10.000 euros) 31.5% del total (El 35% de los 90.000 euros)

Además sería necesario tener en cuenta los costes del proceso, externalidades y costes de oportunidad. La transición desde un sistema con tramos y deducciones a un sistema de tipo único puede ser complicada a nivel técnico, pero también para los ciudadanos, que deben aprender como es funcionamiento. Y con un mayor esfuerzo para aquellas personas con posiciones socio-económicas más bajas: al tener menos acceso a la información y menor posibilidad de contratar asesores expertos en la materia. En este mismo sistema el gobierno deberá esforzarse mucho más al tener que explicar todo el sistema, hacer entender que este no supone ni menores ingresos para las arcas del Estado ni que aquellos con rentas más altas serán los beneficiados. Habitualmente es más fácil hacer entender a los ciudadanos pequeños cambios que grandes y sobretodo si éstos son una reducción de impuestos, ya que los ciudadanos entienden rápidamente que las consecuencias para ellos es un menor pago por cargas impositivas.

- Otro de los argumentos es que la reducción de la tarifa provoca que la inversión de capitales aumenta al tener una imposición menor, con ello la economía consigue mayor dinamismo, es decir más crecimiento económico, más empleo y por lo tanto más recaudación fiscal para las arcas públicas. Pero nuevamente se confía en que estos actores invertirán en la creación de nuevos empleos o simplemente utilizaran este dinero en consumo. Esto puede ser así pero también no puede serlo y se pueden dedicar estos ingresos por ejemplo al ahorro.

- La implantación de un mínimo de renta exento del pago de impuestos puede provocar que la economía sumergida y el llamado “dinero negro” aumenten. Así los individuos cuyos ingresos superen al mínimo exento podrían intentar que una parte de sus ingresos se generen en “negro” para evitar pagar este impuesto. Otro efecto se produciría por el echo que algunos individuos no buscarían la mejora de sus condiciones laborales: con estudios, buscando nuevos puestos superiores etcétera, ya que el posible aumento de ingresos se vería reducido o desaparecería al sobrepasar el mínimo de renta exento y por lo tanto tener que pagar impuestos. Así ni aumentarían los ingresos del estado y además se podría reducir la competitividad de la economía.

- Muchas veces los incentivos y desgravaciones en el IRPF tienen un carácter pretendidamente redistributivo, por ejemplo la deducción fiscal por la compra de vivienda, u otras de otro carácter.

- Así un impuesto lineal puede ser redistributivo pero creo que mucho menos que un impuesto sobre la renta basado en tramos. Ya que no es lo mismo descontar de una renta de 20.000 (7000, con una renta disponible de 14.000) euros el 35% que de 100.000 (35.000, con una renta disponible de 65.000). Y no lo es porque la renta disponible después es mucho mayor para el segundo que para el primero, por lo tanto el esfuerzo lo hace el primero y el segundo continuará con un nivel muy alto de ingresos. Hay redistribución en la cantidad total que se extrae en impuestos, pero no en el esfuerzo de los individuos.

PROBLEMAS IMPUESTO LINEAL: 1.- SE GRAVAN POR IGUAL TODAS LA RENTAS (TRABAJO Y CAPITAL). SI BIEN EN LOS PAISES QUE SE HA IDO HACIENDO IMPUESTOS GLOBALES (LINEAL) SE HAN ESTABLECIDO TRATAMIENTO PARTICULARES DE CIERTAS MODALIDADES DE AHORRO. 2.- ELEVADA MOBILIDAD DEL CAPITAL FINANCIERO EN ECONOMICAS ABIERTAS JUNTO CON AUSENCIA DE COOPERACIÓN DE PAISES--- QUE DIFICULTA EL GRAVAMEN DE LAS RENTAS DE CAPITAL A TIPOS ELEVADOS.


Conclusiones Tanto el impuesto lineal sobre la renta como el impuesto dual pueden ser globalmente más progresivos y redistributivos que el IRPF de 2000, según cuál sea el valor de los parámetros adoptados. La discusión, por tanto, se centra en elegir una estructura tarifaria que pueda calificarse de justa, a la vez que permita alcanzar las mejoras de eficiencia que con los impuestos alternativos se espera lograr. Además, en la realidad no se pueden olvidar los efectos que un tipo impositivo sobre el capital demasiado elevado puede tener sobre la localización del ahorro.

En general, los modelos alternativos representan una mejora para los contribuyentes con menos ingresos y para los especialmente más ricos. De hecho, la fuerte reducción en el tipo medio que soportarían los declarantes más ricos con respecto al tipo actual puede determinar el resultado de la variación de los índices globales. Por tanto, atender solamente a la variación de los índices globales de desigualdad puede llevar a conclusiones que deben ser matizadas. Asimismo, es importante destacar que el sistema noruego de separación de las rentas permite plantear el impuesto dual como una aproximación de impuesto lineal sobre la renta, en la medida en que la mayoría de declarantes sólo tributarían al tipo proporcional de la base general. El impacto de los modelos alternativos sobre el comportamiento de los individuos es un aspecto importante que no se ha considerado en este trabajo, aunque no se puede olvidar.


El impuesto lineal sobre la renta y el impuesto dual son dos de losmodelos alternativos al tradicional impuesto sintético sobre la renta de tipos impositivos progresivos. El primer impuesto se caracteriza porque toda a renta que supera una cuantía mínima declarada exenta, tributa a un tipo único proporcional. El impuesto dual, por su parte, establece una tributación diferente según la naturaleza de las rentas, puesto que las rentas del capital tributan a un tipo único proporcional mientras que las rentas del trabajo son gravadas a tipos progresivos adicionales. Por tanto, se trata de modelos alternativos que presentan significativasEn concreto, siguiendo la experiencia de Noruega, el modelo dualpuede estructurarse mediante dos bases imponibles diferentes: una general,integrada por todas las rentas, y otra, denominada personal, de la quesolamente forman parte las rentas del trabajo. Cada base tributa a tiposimpositivos diferentes: proporcional, la base general, y progresivos, la basepersonal, incluyéndose en este último caso un primer tramo de renta quetributa a tipo cero, puesto que ya todas las rentas tributan al tipo de la basegeneral. En la medida en que este primer tramo a tipo cero de la base personalsea lo suficientemente amplio, los tipos progresivos adicionales de labase personal gravan solamente rentas elevadas del trabajo, y, por tanto, elimpuesto dual puede considerarse como un impuesto lineal sobre la rentacon un recargo progresivo sobre rentas elevadas del trabajo.Puesto que las distintas reducciones (mínimos personales, aportacionesa planes de pensiones, etc.) solamente se pueden aplicar en la base general,benefician de la misma manera a todos los contribuyentes conindependencia de su renta. Y lo mismo sucede al permitir la libre compensaciónde rentas en la base general. Por otro lado, respecto a los rendimientosde actividades empresariales y profesionales, que constituye elverdadero “Talón de Aquiles” de la imposición dual, dando lugar a una pro-lija y compleja normativa que trata de evitar comportamientos oportunistas,siempre que los beneficios de las actividades no superen el primertramo de renta, no será necesario aplicar ningún modelo de división entrerentas del trabajo y del capital, simplificándose con ello la aplicación del impuesto.A partir de una muestra del Panel de Declarantes por IRPF del Institutode Estudios Fiscales se lleva a cabo un ejercicio de microsimulacióncon el objetivo de analizar distintas tarifas de impuesto dual configurado deacuerdo con el sistema noruego y comparar los resultados, bajo el supuestode equivalencia recaudatoria, con los del IRPF español para el ejerciciofiscal de 2000 respecto a la progresividad y capacidad redistributiva.De acuerdo con los resultados obtenidos, solamente entre un 3% yun 28% de los declarantes españoles, según la tarifa aplicada, tributarían enla base personal del impuesto, lo cual significa que para la gran mayoría decontribuyentes el impuesto dual equivaldría a un impuesto lineal sobre larenta. Los tipos impositivos adicionales solamente se aplican sobre rentaselevadas del trabajo, y de hecho, los tipos actúan de manera redistributivaincluso entre los contribuyentes con mayores rentas del trabajo.Asimismo, mediante la aplicación de la metodología de Pfähler dedescomposición del efecto redistributivo global, se observa que la progresividadde un impuesto dual tanto se puede alcanzar mediante el mínimoexento de la base general como con la tarifa progresiva de la base personal.El peso de cada componente sobre la redistribución general depende de latarifa aplicada.


Cuadro 7.- Características del Impuesto Dual sobre la Renta aplicado en Noruega








Cuadro 6.- Características de los Impuestos Duales sobre la Renta aplicados en Suecia, Finlandia y Holanda

Also on Fandom

Random wikia