Fandom

Scratchpad

MGP Independencia del BCE

215,908pages on
this wiki
Add New Page
Discuss this page5 Share

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.

La independencia del Banco Central Europeo

Historia del BCE

Dentro ya de la tercera fase de la UEM, desde el 1 de enero de 1999, once países de los quince miembros de la Unión Europea (Belgica,Alemania,España,Francia,Irlanda,Italia,Luxemburgo, Paises Bajos, Austria, Portugal ,Grecia (desde 1.1.2001) y Finlandia) además de adoptar el euro como moneda única por acreditar cumplidos los criterios de convergencia, contaban con un banco central conjunto que pretendia ser el más independiente del mundo(art. 108 Tratado) a imagen y semejanza del Bundesbank, incluso más que éste. El BCE mantendrá una vigilancia permanente sobre la inflación, ya que, de hecho, ;esta será la variable clave a la hora de fijar el precio del dinero. Sin embargo, un buen número de economistas, sobre todo alemanes, ha apostado porque el banco maneje además otro dato esencial, la masa monetaria, tal y como ha hecho siempre y con buenos resultados el Bundesbank.

El Sistema Europeo de Bancos Centrales (SBEC), establecido de conformidad con el Tratado de Maastricht y los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo, está compuesto por el Banco Central Europeo (BCE) y los Bancos centrales nacionales (BCN) de los Estados Miembros de la Unión Europea, si bien no cuenta con personalidad juridica, no cuenta con órganos propios, sino que está dirigido por los órganos rectores del BCE, por lo que acaba de confundirse con éste en su actuación.

El Eurosistema está integrado por el BCE y los BCN de los doce Estados miembros de la UE que han adoptado el euro.

El BCE quedó configurado como el responsable de la política economica monetaria de los Estados miembros de la Unión Europea que adoptaron la moneda única.

El BCE quedó establecido en junio de 1998 en Fráncfort del Meno, y asumió las funciones de su predecesor, el Instituto Monetario Europeo (IME). Es un organismo supranacional y tiene personalidad jurídica propia. En el 2002, el BCE convocó un concurso internacional de arquitectura para la construcción de su futura sede, para la que ha adquirido un solar en la zona este de Fráncfort. El personal del BCE es auténticamente europeo, ya que sus miembros proceden de los veinticinco países de la Unión Europea.


Independencia

Análisis de la independencia y la credibilidad

Cuestiones sobre las políticas monetarias:

Para iniciar el estudio de la independencia del Banco Central Europeo realizaremos una evolución de las teorías que han estudiado este concepto y sus consecuencias efectivas:

En 1977, Kydland y Prescott (“Rules Rather than Discretion: The Inconsistency of Optimal Plans”, Journal of Political Economy) plantean el estudio del problema de la “Inconsistencia temporal de las políticas óptimas”. Según estos autores, existían dificultades de credibilidad de la independencia de las autoridades que llevaban a cabo la política monetaria, porque el número de objetivos de la dicha política superaba al número de instrumentos disponibles en manos de los responsables de la política. Aparece así un incentivo ex-post para que la autoridad se desvíe de la política planificada y anunciada ex-ante. Estas restricciones tenían como consecuencia cambios del diseño a la implementación de esa política monetaria, por lo tanto aunque se hiciera un buen diseño continuaba la discreción de la autoridad, provocando que pérdida el sentido óptimo de su planteamiento ante las condiciones en el momento del diseño y las esperadas para el futuro en ese momento.

Si los agentes económicos habían elaborado sus planes de futuro, demandas de aumento salarial en el futuro en el caso de los trabajadores, a partir del objetivo de inflación anunciado por la autoridad, pero la autoridad los modifica, al tener incentivos como un mayor crecimiento económico bajando los tipos impositivos, los agentes recibirán las consecuencias de este cambio. En el caso de los trabajadores si hay un mayor crecimiento de la economía cabe la posibilidad que aumenten los precios y por lo tanto sus salarios, que han basado su crecimiento para el futuro en planteamientos anteriores, perderán poder adquisitivo.

Kydland y Prescott propusieron como solución la obligación a las autoridades, mediante una regla de política monetaria, de un crecimiento monetario no inflacionista, manteniendo los compromisos adquiridos.

Posteriormente, ya en 1985 Rogoff, K. (“The optimal degree of commitment to an intermediate monetary target”, Quartely Journal of Economics), puso en cuestión los planteamientos de Kydland y Prescott. Él consideraba que con ellos no se podría dar respuesta a posibles perturbaciones económicas, sobretodo en el caso de cambios en la oferta agregada que afecte al nivel de producción, al imponer una política económica de estabilización demasiado rígida.

Rogoff planteo la cuestión des de otro enfoque, según él existía un problema “expectativas racionales”, es decir son realmente las percepciones de los agentes privados acerca de la evolución futura de la cantidad de dinero lo que afecta al nivel general de precios y no lo es el comportamiento que siga efectivamente la oferta monetaria.

Como solución propuso delegar la gestión de la política monetaria, para eliminar el sesgo inflacionista, en un banco central independiente con un director de carácter “conservador”, que mostrara más predilección por el control de precios que por el mantenimiento del nivel de empleo, respecto a las preferencias del resto de la sociedad.

Rogoff apostó por un banco central con un objetivo genérico de estabilidad de precios pero con capacidad para la definición de ésta y los medios para conseguirla. La base de esta propuesta es el establecimiento de un contrato del banco central con el gobierno, donde el segundo aparece como principal y el primero como agente en el que se delega las acciones de política monetaria, no se trata pues de una interacción entre actores independientes. Además este contrato se basa en incentivos, al modificar los de la autoridad monetaria y no en cambiar sus preferencias, y donde el banco central se encarga de conseguir un objetivo inflacionista establecido por una autoridad elegida y no por el establecimiento de una variable instrumental.


La credibilidad

De manera genérica para que exista credibilidad de un agente debe existir confianza en sus acciones en un intercambio ínter temporal. En términos de política monetaria los agentes de una economía deben confiar en que la autoridad que controla esta política podrá mantener sus expectativas y planes durante un periodo de tiempo concreto.

Viñals (Política monetaria e inflación de la teoría a la práctica, Servicio de Estudios del Banco de España. 1997) estudió el concepto de credibilidad des de la vertiente de las capacidades de la política monetaria. Así podrá reducir la inflación sin ocasionar costes transitorios en términos del nivel de actividad económica cuanto más rápidamente adapten los agentes sus expectativas de inflación a la prevista y cuanto mayor sea el grado de flexibilidad en la determinación de precios y salarios. Los agentes, por su parte, se adaptaran más rápidamente cuanto más confíen en que las autoridades monetarias pondrán el máximo esfuerzo en cumplir la política emprendida. Pero esta confianza no aparecerá de la nada, sino que tendrá su base en el bagaje de dicha autoridad en el cumplimiento anterior de sus previsiones y planes de actuación en esta materia, es decir en la credibilidad de sus acciones.

Posteriormente Erber y Hagemann (“Credibility: measurement and impacts”. Central bank expirience and Euro-perspectives.1998), han puesto de relieve algunas inconsistencias respecto a la credibilidad de la autoridad de la política monetaria. Ellos afirman que cualquier planteamiento teórico sobre la credibilidad debe tomar en consideración que las sociedades difieren en su planteamiento sobre la medida en que un compromiso recogido en un contrato, ya sea éste explícito o implícito, limitará a un agente de una economía a restringir su acción en una línea determinada. Así cabe la posibilidad que los trabajadores no basen su negociación sobre el crecimiento de sus sueldos el próximo año en la previsión de la evolución de los precios realizada por la autoridad.

Al mismo tiempo Goodhart y Huang (“Time inconsistency in a model with lags, persistente and overlapping wage contracts”, Oxoford Economic Papers.1998) afirman que, respecto a este mismo caso, que puede tratarse de una simplificación esperar que los aumentos salariales son iguales a la inflación esperada. De esta forma, la falta de sincronía entre la frecuencia con la que se produce la negociación salarial y los retardos existentes en la instrumentación de la política monetaria podrían provocar que el establecimiento de los niveles salariales para el siguiente período se realizara después de que la autoridad monetaria hubiera perdido toda posibilidad de influencia sobre la tasa de inflación.

Por otro lado cabe poner en duda que el banco central pretenda que su política monetaria sea creíble solo ante los agentes que intervienen en el mercado de trabajo, obviando al resto de agentes de una economía que también podrían emitir juicios sobre la credibilidad de dicha política, condicionando el éxito de esta. Además no siempre cabe esperar que las autoridades lleven a cabo actuaciones y reformas tan solo para aumentar su credibilidad ante los agentes de una economía en relación a la política monetaria anunciada.

Finalmente cabe señalar a este respecto que no siempre la autoridad económica puede controlar todos los aspectos de la política económica y los elementos que influyen durante su aplicación, así la credibilidad de esta autoridad no se puede basar tan solo en si finalmente se llega o lo planteado inicialmente, sino que debería tenerse en cuenta el proceso, “inputs” que han influido y las actuaciones llevadas a cabo por la autoridad para conseguir con sus planes iniciales. Los modelos de credibilidad no dudan en asumir el supuesto de que las autoridades monetarias ejercen un control absoluto sobre la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y que, por lo tanto, debido a la naturaleza exclusivamente monetaria de la inflación, la manipulación de la misma permite alcanzar en todo momento el objetivo de inflación deseado. La evolución histórica ha demostrado que la oferta monetaria es una variable endógena que escapa al control del banco central y que viene determinada por las interacciones del banco central, de los bancos comerciales y del sector privado no bancario mediatizadas por los mercados financieros


Elementos de definición de la independencia en los bancos centrales:

Existen una serie de elementos, disposiciones y garantías que permiten identificar si un banco central puede actuar de manera independiente, a continuación se enumeran una serie de supuestos que definen dicha composición de la independencia.

1.- Garantías jurídicas y normativas: estas son las normas de rango legal que regulan su composición, actuación entre otros aspectos.

En el caso del BCE existe una serie de disposiciones normativas, que, si bien no son condición suficiente para un ejercicio independiente de la gestión monetaria, sí constituyen un presupuesto necesario e indispensable para que esta pueda plantearse como característica efectiva.

Cabe destacar que en el caso concreto que tratamos la más relevante de todas las garantías de independencia no corresponde a una disposición explicita y concreta, sino que se encuentra en el propio diseño institucional en el que se inserta jurídicamente el BCE. Su Estatuto se encuentra incluido como Protocolo al Tratado de la Unión Europea, adquiriendo el mismo valor que éste. Además para su reforma es necesario el mismo proceso que para la modificación del tratado.

2.- Independencia de objetivos: un banco central puede tener solo marcados objetivos generales, o en otros casos uno o varios objetivos amplios o de carácter específico (Valor moneda, nivel de empleo o nivel de precios). También cabe la posibilidad que no existan objetivos numéricos prefijados y el propio banco central los interpreta para con los objetivos genéricos.

3.- Independencia de instrumentos: Libertad para lleva la política monetaria sin interferencias y alcanzar los objetivos. Implica: nominaciones y destituciones transparentes, medios suficientes, transparencia de control, informes,…

El Eurosistema también es independiente desde el punto de vista de medios para el desarrollo de su función. El BCE y los BCN tienen a su disposición todos los instrumentos y competencias necesarios para instrumentar una política monetaria eficaz y están facultados, además, para decidir de manera autónoma acerca de su utilización. Se prohíbe al Eurosistema conceder créditos a organismos comunitarios o a entidades nacionales del sector público; esta prohibición aumenta su independencia protegiéndole de cualquier influencia de los poderes públicos. Además, el Consejo de Gobierno del BCE está facultado para elaborar las normas de carácter vinculante necesarias para ejecutar las tareas del SEBC, así como en algunos casos previstos en actos específicos del Consejo de la UE.

4.- Independencia personal: evitar influencias del poder político sobre los responsables del BC: nombramientos, duración en el cargo, renovaciones.

Los Estatutos del SEBC y del BCE regulan la seguridad en el cargo de los gobernadores de los BCN y de los miembros del Comité Ejecutivo como sigue: • Un mandato mínimo de cinco años para los gobernadores de los BCN; un mandato de ocho años, no renovable, para los miembros del Comité Ejecutivo del BCE. • La separación del cargo de los miembros del Comité Ejecutivo únicamente en caso de incapacidad o falta grave; el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas será el órgano competente para resolver cualquier conflicto que se plantee a este respecto.

5.- Independencia financiera: en el caso del BCE se traduce en que solo los BC son únicos accionistas y subscriptores de él, también son los que soportan pérdidas y recogen beneficios. Su presupuesto lo aprueba el Consejo de Gobierno del BCE y su control lo realiza directamente el Tribunal de Cuentas. Cabe precisar que su presupuesto no es parte integrante del presupuesto de la UE, ni del asignado a las instituciones comunitarias.

6.- Independencia política: potestad que tienen la autoridad monetaria para escoger el objetivo último de la política monetaria. En el caso del BCE esta está perfectamente definida en la normativa que lo regula, se trata pues de una independencia funcional. Nos referimos aquí a la imposibilidad del BCE y los bancos centrales nacionales pueden recabar ni aceptar instrucciones de los organismos o instituciones comunitarios, ni tampoco de ningún gobierno de un Estado miembro de la UE ni de ningún otro organismo. De igual manera las instituciones y organismos comunitarios, así como los Gobiernos de los Estados miembros, se comprometen a no tratar de influir en los miembros de los órganos rectores del BCE y de los bancos centrales nacionales en el ejercicio de sus funciones.

7.- Independencia económica: Capacidad para que el banco central elija libremente los instrumentos económicos a utilizar para esos objetivos que les sean marcados.


Órganos que garantizan la independencia del BCE

El Banco Central Europeo dirige el SEBC. Los tres órganos de decisión del BCE son el Consejo de Gobierno, el Comité Ejecutivo y el Consejo General (que a la vez son del SEBC): • Consejo de Gobierno: Es el órgano decisorio supremo. Está compuesto por los seis miembros del Comité Ejecutivo y los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los doce Estados miembros que adoptaron el euro. Cada uno dispone de un voto. Su tarea principal consiste en definir la política monetaria de la zona euro. A tal efecto, puede fijar el tipo de interés al cual los bancos comerciales pueden obtener fondos en su banco central. Así influye indirectamente en los tipos de interés del conjunto de la economía de la zona euro, ya que los tipos a los cuales los propios bancos pueden obtener dinero tienen, por supuesto, una influencia sobre los préstamos que conceden o sobre la remuneración de los depósitos de los ahorradores. El Protocolo prevé también disposiciones para preservar la capacidad del Consejo de Gobierno para tomar decisiones eficazmente en una zona euro ampliada, cualquiera que sea el número de Estados miembros que adoptan el euro. Estos cambios fueron introducidos por la Decisión (CE) n° 223/2003 del Consejo, que se basa en un sistema de rotación . Sus reuniones las convoca su Presidente y está limitada la presencia a los integrantes, al Presidente del Consejo de la Unión y a un miembro de la Unión. Garantiza la independencia del BCE: formula la política monetaria de la Unión, incluidas las decisiones de los objetivos monetarios intermedios, los tipos de interés básicos y el suministro de reservas en el SEBC; adopta el reglamento interno del BCE, ejerce las funciones consultivas que le marca la Ley; es el que toma la decisión de emprender acciones ante el Tribunal de Justicia. • Comité Ejecutivo: Está compuesto por el Presidente y el Vicepresidente del BCE y otros cuatro miembros, todos ellos nombrados de común acuerdo por los Jefes de Estado o de Gobierno de los países participantes en la zona euro. El Comité Ejecutivo pone en práctica la política monetaria de conformidad con las orientaciones del Consejo de Gobierno. A tal efecto, da las instrucciones necesarias a los bancos centrales nacionales. Además prepara las reuniones del Consejo de Gobierno y se ocupa de la gestión corriente del BCE. Es el que , por tanto, señala los asuntos prioritarios que va a tratar el Consejo de Gobierno. Promulga las normas administrativas de obligado cumplimiento por el personal y promulga y actualiza el código de conducta del personal. Garantiza la independencia del BCE por cuanto no está compuesto por miembros de todos los BCN, sino que se cede por todos los estados miembros una cesión expresa de la dirección cotidiana de la competencia monetaria en una autoridad supraestatal que no cuenta con presencia de todos los estados miembros. • El Consejo General: Es el tercer órgano de decisión del BCE. Está compuesto por el Presidente y el Vicepresidente del BCE y los gobernadores de los bancos centrales nacionales de todos los Estados miembros de la Unión. El Consejo General reúne pues a los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los Estados miembros que introdujeron el euro y de los que aún no lo han hecho. El Presidente del Consejo de la Unión Europea y un miembro de la Comisión pueden participar en las reuniones del Consejo General, pero sin derecho de voto. Las responsabilidades del Consejo General se enumeran de forma exhaustiva en el artículo 47 del Protocolo: - realiza las misiones transitorias del BCE; - contribuye a las funciones consultivas; - contribuye a reunir información estadística y redacta informes de actividades del BCE, etc.

Comités del SEBC

Los órganos rectores del BCE cuentan para la realización de sus tareas con el apoyo de los comités del SEBC. Estos comités desempeñan también un papel importante en la cooperación interna del SEBC y se componen de expertos del BCE y de los bancos centrales nacionales (BCN) del Eurosistema , y, cuando resulta pertinente, de expertos de otros organismos competentes, como autoridades supervisoras nacionales en el caso del Comité de Supervisión Bancaria. Los BCN de los países no pertenecientes a la zona del euro han designado representantes que par ticipan en las reuniones de los comités del SEBC, cuando se tratan cuestiones en las que el Consejo General es competente. El Consejo de Gobierno establece los mandatos de estos comités que, a su vez, tienen la obligación de informar a este órgano rector a través del Comité Ejecutivo . En la actualidad, existen los siguientes comités del SEBC: Comité de Contabilidad y Renta Monetaria, Comité de Supervisión Bancaria, Comité de Billetes, Comité de Comunicación del Eurosistema/SEBC, Comité de Tecnología Informática, Comité de Auditoria Interna, Comité de Relaciones Internacionales, Comité de Asuntos Jurídicos, Comité de Operaciones de Mercado, Comité de Política Monetaria, Comité de Sistemas de Pago y Liquidación y Comité de Estadísticas.

En 1998, el Consejo de Gobierno creó el Comité Presupuestario, compuesto por representantes del BCE y de los BCN del Eurosistema, encargado de asistir al Consejo de Gobierno en cuestiones relativas a los presupuestos del BCE. Por ultimo, en el 2005, se estableció una Conferencia sobre Recursos Humanos, compuesta por miembros del SEBC, con el objetivo de continuar fomentando la cooperación y el espíritu de equipo entre el Eurosistema y los bancos centrales del SEBC en materia de gestión de recursos humanos.

Enumeración de Funciones

El Eurosistema tiene cuatro funciones principales.

  • La primera consiste en ejecutar la política monetaria del BCE, es decir, las medidas adoptadas por el Consejo de Gobierno del BCE como, por ejemplo, las modificaciones de los tipos de interés oficiales del BCE (tipo mínimo de puja de las operaciones principales de financiación , tipo de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito ) y, cuando fuere necesario, decisiones relativas a los objetivos monetarios y al suministro de reservas. Al Comité Ejecutivo corresponde la aplicación de la política monetaria y ejerce esta competencia dando instrucciones a los BCN (por ejemplo, la asignación semanal de liquidez al sector bancario a través de las operaciones principales de financiación).
  • La segunda y tercera funciones del Eurosistema son, respectivamente, realizar operaciones de cambio de divisas y mantener y gestionar las reser vas oficiales de los países de la zona del euro. Los bancos centrales nacionales del Eurosistema transfirieron al BCE activos exteriores de reserva por un importe total aproximado de 40 mm de euros, constituidos en un 85% por divisas y en un 15% por reservas en oro. A cambio, los BCN han recibido activos remunerados denominados en euros a pagar por el BCE. Los BCN del Eurosistema participan en la gestión de las reservas exteriores del BCE: actúan como gentes del BCE siguiendo unas directrices fundamentales de gestión establecidas por éste. Los demás activos exteriores de reserva del Eurosistema son propiedad de los BCN, que se ocupan de su gestión. El Eurosistema regula las transacciones realizadas con estos activos de reserva, en concreto, aquéllas cuyo importe supere un cierto límite necesitan la aprobación previa del BCE.
  • El cuarto cometido principal del Eurosistema es promover el buen funcionamiento de los sistemas de pago. Asimismo, el Eurosistema contribuye a la supervisión financiera, presta asesoramiento para la legislación en esta materia y elabora estadísticas financieras y monetarias.

El Tratado también dispone que el BCE tenga el derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes en euros.

La política monetaria del BCE

BCE 001

Objetivo y estrategia

La estabilidad de los precios es el objetivo primario del BCE, la política monetaria que lleva a cabo es responsable de mantener la dicha estabilidad. Dicho objetivo es primordial ya que se entiende a partir de muchos años de experiencia que la estabilidad de precios y las pocas perspectivas de inflación contribuyen de forma decisiva a mejorar las perspectivas de futuro y a elevar el nivel de vida de las personas al mantener la estabilidad de precios a lo largo del tiempo. Los teóricos argumentan cinco razones por las cuales una política monetaria de estabilidad de precios conduce a tal situación:

  • Asignación de recursos de manera eficiente: La estabilidad en los precios permite que la variabilidad en los precios relativos sean fácilmente observables, debido a que no las fluctuaciones del nivel general de precios no las ocultan. De esta manera tanto los empresarios cómo los consumidores pueden tomar decisiones de inversión con una información más fiable, de esta manera el mercado asignará los recursos de manera más eficiente, orientándolos hacia los usos más productivos y elevando el potencial productivo.
  • Incentivos para invertir: ante un panorama de inflación controlada los inversores disminuirán sus exigencias respecto a la prima de riesgo inflacionaria, que les compense de mantener activos a largo plazo. Con unas primas bajas equivalentes al tipo de interés real, pal política monetaria contribuirá a la eficiencia en la asignación de recursos del mercado de capitales ofreciendo nuevos y mejores incentivos para invertir, teniendo como consecuencia crecimiento económico.
  • Impide la desviación de recursos de usos productivos: Si el objetivo del BCE se mantiene creíble y esto es esencial como veremos más adelante, habrá menos posibilidades de que las familias y las empresas desvíen sus recursos productivos para protegerse de la inflación. Debido a que la experiencia nos muestra que ante unas tasas de inflación altas los actores de la economía acumulan bienes reales debido a que su valor se mantiene más que el dinero ¿especulan?. Pero acumular bienes de este tipo no es una decisión eficiente y obstaculiza el crecimiento económico.
  • Equilibra el efecto perverso de los sistemas tributarios y de bienestar social: La inflación o la deflación potencian los efectos secundarios de la participación del Estado en la economía de mercado. La estabilidd de precios elimina los costes reales de estos efectos.


  • Evita la arbitraria redistribución de la riqueza: Cuando los precios son estables, se ayuda a mantener la estabilidad social, ya que en los periodos inflacionistas y deflacionistas la redistribución de la riqueza tiene consecuencias de orden social, como se demostró en repetidas ocasiones durante el siglo veinte.


La estabilidad de precios según el BCE "el 2%"

Para una mayor objetividad en cuanto a la evaluación de su funcionamiento el Consejo de Gobierno del BCE, acordó en 1998 que la estabilidad de precios se definiría como sigue "un incremento interanual del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC) de la zona euro inferior al 2%. Dicha estabilidad debe mantenerse en el medio plazo, dando por sentado el consenso existente sobre la inevitabilidad de la volatilidad de precios en el corto plazo. Ya que la política monetaria solo afecta los precios después de un tiempo y la magnitud de la política sobre el incremento de los precios es incierta. La razón para fijar el 2% fue principalmente la transparencia, ya que fijando este objetivo numérico será facil contrastar la función y efectividad de la política monetaria del BCE. La segunda razón recae dentro de las percepciones de los actores en la economía, si el BCE es creíble su objetivo también lo será, con un objetivo del 2% los demás actores de la economía fijarán sus expectativas respecto a esta evolución de los precios. Es una forma de pactar ex-ante los posibles acuerdos entre sindicatos, empresas y distintos agentes que negocian los precios y salarios. De esta manera se refuerza también la creedibilidad del BCE, que como (veremos o hemos visto) es tan importante para la efectividad de la política monetaria.


Podemos enumerar cuatro características de la definición de estabilidad de precios tomada por el BCE:


  1. La definición pone los límites dentro de los cuales se pueden permitir los aumentos de precio, el 2% es el límite superior de la tasa de inflación mientras que con el término incremento descarta la posibilidad de una deflación, por lo tanto los objetivos de el BCE no son compatribles con una inflación o deflación prolongadas.
  2. La definición del Consejo de Gobierno del BCE, menciona un índice de precios concreto, el IAPC de la eurozona, dicho índice es el que deberá ser utilizado para evaluar si se ha alcanzado el objetivo del BCE. Es un índice armonizado entre todos los países de la zona euro, y se ha intentado que su uso sea lo más cercano a la atención del público sobre los precios. Es efectuado de la siguiente manera:
    1. BCE
  3. Dealante de la posible existencia de imperfecciones o sesgos en el IAPC, EUROSTAT ha estabkecudi normas estadísticas apropiadas para los respectivos institutos nacionales de estadística: revisiones de las ponderaciones del gasto o la inclusión de nuevos productos. Al fijar un tope del 2--5 pero ningún límite inferior, el BCE deja un margen en que que caben todas las estimaciones aceptables del sesgo estadístico.
  4. La definición del objetivo del BCE, permite sólo tasas positivas de inflación, se entiende que evitar la deflación es tan o más importante que evitar una alta inflación.

Control democrático del Banco Central Europeo

Aunque el Banco Central Europeo es independiente de las instituciones nacionales y comunitarias cuando adopta sus decisiones de política monetaria, está sin embargo sujeto al control democrático y, con arreglo al Tratado CE, debe informar de sus actividades al Parlamento Europeo y al Consejo de ministros. El Presidente del BCE comparece ante el Pleno del Parlamento una vez al año y ante la Comisión de Asuntos Monetarios del Parlamento Europeo varias veces al año. El Parlamento también ejerce una función consultiva respecto del nombramiento de los nuevos miembros del Comité Ejecutivo del BCE.

Con arreglo al artículo 113 del Tratado CE, el Presidente del BCE debe presentar el informe anual del Banco ante el Pleno del Parlamento Europeo, normalmente en junio, ocasión en que los diputados al Parlamento Europeo tienen la oportunidad de manifestar su opinión respecto de la política monetaria del BCE. El debate concluye con una resolución del Parlamento en la que éste, hasta el momento, siempre ha apoyado decididamente la independencia del BCE y su política monetaria. El Parlamento también ha apoyado las recomendaciones del BCE a los Estados miembros de proseguir las reformas económicas estructurales. Sin embargo, los diputados al Parlamento Europeo se han mostrado más críticos respecto de la política informativa del BCE y en numerosas ocasiones le han pedido que sea más transparente. El BCE ha aceptado algunas de las propuestas del Parlamento, como la de publicar los modelos econométricos, aunque hasta el momento ha rechazado otras sugerencias. El Parlamento ha solicitado desde hace tiempo la publicación de las actas resumidas de cada una de las reuniones del Consejo de Gobierno, incluyendo las opiniones tanto de la mayoría como de la minoría. El Parlamento también ha pedido que las decisiones se adopten mediante votación y no por consenso, de manera que el BCE pueda reaccionar más rápidamente en relación a la coyuntura económica. Otro elemento del control democrático del BCE ha sido el "diálogo monetario" periódico entre la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo y el Presidente o Vicepresidente del BCE. Según los términos del Tratado CE, los miembros del Comité Ejecutivo del BCE "podrán ser oídos por las comisiones competentes del Parlamento Europeo". El primer Presidente del BCE, Wim Duisenberg, aceptó comparecer cuatro veces al año ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo; el nuevo Presidente, Jean-Claude Trichet, ha prometido mantener esta tradición. Diputados al Parlamento Europeo de todas las tendencias políticas han aprovechado esta oportunidad para interrogar al Presidente del BCE acerca de la función del banco, los objetivos de inflación, la situación económica, la política de tipos de interés, las reformas estructurales, el pacto de estabilidad, etc... En Internet puede consultarse un acta literal de estas reuniones.

Perspectiva comparada BCE, Federal Reserve, BCJ

In practice, the degree of autonomy of the central bank varies greatly from one country to another as the following graph shows.

Rel indpdce better

Measures of Central Bank Independence vs. Average Rates (Alesina and Summers (1993)


As can be seen the independence of central banks is related to the extent of the inflation. The less inflation there is in a country, the more independent the central bank (While studying the case of Japan, it must be noted that the relation between the independence of its central bank and the rate of inflation cannot be compared to other countries since the Japanese market is very strong and therefore has an inflation rate far lower than that of other countries while the independence of its central bank is relatively low). Therefore in recent years, it has been argued that an independent central bank can run a more credible monetary policy, making market expectations more responsive to signals from the central bank, thus there has been a move worldwide to make Central Banks more independent. Even the People's Bank of China has been accorded great latitude due to the difficulty of problems it faces. It is interesting to note that in the People's Republic of China the official role of the bank remains that of a national bank rather than a central bank, underlined by the official refusal to "unpeg" the yuan or to revalue it "under pressure". PBoC independence can thus be read more as independence from the US which rules the financial markets, not from the Communist Party of China which rules the country. The fact that the CPoC is not elected also relieves the pressure to please people, increasing its independence.

In this chapter we will concentrate on a comparing the independence of the Central European Bank, the Federal Reserve and the Bank of Japan.

While the Eurosystem was established in 1998, the US Federal Reserve System (Fed) was established in 1914 and the Bank of Japan (BoJ) in 1882. The structures and organisation of these three central banking systems reflect the different historical conditions as well as national characteristics. While the legal status and several of their tasks differ somewhat, we find that there are fewer differences in their institutional structures, monetary policy frameworks, as well as the use of policy instruments. The following table clearly describes the different characteristics of each bank.

Graph

The Eurosystem Article 108 of the Treaty sets that the Eurosystem is independent from any political influence. The independence of the European Central Bank and its decisionmaking bodies are safeguarded by four main provisions. First, the ECB’s financial arrangements are kept separate from the financial interests of the European Community. The ECB has its own budget, and its capital is subscribed and paid up by the euro area national central banks. Second, the ECB’s independence is strengthened by the prohibition laid down in the Treaty of any provision of central bank credit to the public sector . Third, potential political influence on individual members of the ECB’s decision-making bodies is minimised: the members of the Governing Council are endowed with relatively long mandates, while a rule stipulates that members of the Executive Board cannot be reappointed. Finally, the Eurosystem is also functionally independent. The ECB has at its disposal all the instruments and competencies necessary to conduct its monetary policy and is authorised to decide autonomously how and when to use them.

The US Federal Reserve System The monetary decision-making body of the Federal Reserve system is the Open Market Committee, comprising twelve members: the Board of governors (seven members), the President of the New York Federal Reserve Bank and four other reserve banks president on a rotating basis. The fact that no member of the government is allowed to participate in the Federal Open Market Committee shows a level of independence of the Federal reserve. However, the Chairman and Vice Chairman of the Board are chosen by the President from among the sitting governors and must be confirmed by the Senate. They serve terms of four years and may be reappointed as Chairman or Vice Chairman until their terms as governors expire.

It can be argued that while the Fed enjoys significant independence, it is somewhat lower than that for the Eurosystem (Wynne, 1999). The US Constitution grants the Congress the right to “coin money and regulate the value thereof”. While the Congress has delegated this responsibility to the Fed, it could, in principle, revoke it at any time. The fact that the Fed is a creature of Congress, and can be abolished or effectively amended out of existence with simple majorities in both Houses, has acted as a significant constraint on what the Fed can do and say. The intent of the Congress in shaping the Federal Reserve Act was to keep politics out of monetary policy. There are a number of provisions designed to safeguard the independence of the Fed. For example, the Fed is independent of other branches and agencies of the government. It is self-financed and is, therefore, not subject to the congressional budgetary process. The terms of the seven members of the Board of Governors, who are nominated by the President and confirmed by the Senate, span multiple presidential and congressional terms, as a full term lasts fourteen years. In practice this can be even longer as, although a member who has served a full term may not be reappointed, a reappointment is possible for a member who has completed an unexpired portion of a term.

The Bank of Japan As for the Bank of Japan, its law was revised in 1997 to secure independence of the central bank. The law states that “the Bank of Japan’s autonomy regarding currency and monetary control shall be respected”. To ensure such independence, the nine members of the Policy Board -the Bank of Japan´s monetary policy decision making body- cannot be dismissed for holding opinions at variance with the government, and the government cannot order the Bank to undertake any particular policy action or to conduct any particular business operation. At the same time, it is important that the Bank’s monetary policy is consistent with the government’s basic economic policy framework. Therefore, the BoJ has to “always maintain close contact with the government and exchange views sufficiently”. Similar to the ECB but unlike the Fed, The Bank of Japan Law also allows representatives of the government to attend the Monetary Policy Meetings (MPMs) of the Policy Board in order to give their views and submit proposals, or to request that the Board postpones a vote on monetary policy measures until the next meeting. However, the government representatives cannot vote on monetary policy decisions.

While studying the case of Japan, one must keep in mind that the relation between the independence of its central bank and the rate of inflation cannot be compared to other countries since the Japanese market is very strong and therefore it has an inflation rate far lower than that of other countries while the independence of its ank is relatively low.

There exist further differences between the three central banks in terms of exchange rate policies. In the US, foreign exchange policy is fully in the hands of the Treasury Department. In Japan, foreign exchange interventions are decided by the Ministry of Finance. The BoJ undertakes these interventions as an agent of the government, using government funds. As far as the euro area is concerned, Article 111 of the Treaty gives the Council – acting either on a recommendation from the Commission and after consulting the ECB, or on a recommendation from the ECB – the right to formulate “general orientations for exchange rate policy”.

At the same time, the Treaty also contains provisions which ensure that the pursuit of the objective of price stability is fully respected by the single exchange rate policy (ECB, 2004). The fact that the ECB has price stability as its primary target represents the main difference between the degree operational independence of the ECB and the Fed and the BoJ as neither of the latter set such a definite inflation objective. The Fed pursues a risk management policy strategy with multiple objectives: promoting maximum employment, stable prices and moderate long term interest rates. While BoJ's objectives are similar: guaranteeing price stability and the stability of the financial system, its monetary policy startegy is more based on the information content of a variety of economic indicators.

The American congress and Japanese would never agree to a specific numerical inflation target. Politically, the job of Chairman of the Fed or BoJ is therefore much more difficult than that of the ECB. Strong Chairmen, like Paul Volcker manage to create a larger choice set for the Fed than a weak Chairman like Alan Greenspan, but even the most independent and strong-willed Fed Chairman is much more subject to political influences and constraints than the President of the ECB, as populism is key in the American congress.


Overall, the Central European Bank, thanks to the instruments and structures it has been built, is more independent than the Federal Reserve and the Bank of Japan. However, this must be set against the fact that in the US and Japan, the intent is not for the central Bank to be completely politically independent. In the US, mechanisms have been put in place so as to allow various political interests be represented in the deliberations over monetary policy. Though power has been centralized over time so that some of these mechanisms are now relatively weak, the set up of the system tries to ensure that banking, business, and the public interests are represented on the monetary policy committee, that power is distributed geographically, and the structure is such that the executive branch has political influence over the chair of the Fed through the four year term.

BIBLIOGRAFÍA:

"La Política monetaria del BCE". Banco Central Europeo, 2001 Disponible en la web del Banco de España [1]

Ahijado, Manuel y Navascués Guillot, Miguel, "Lecturas sobre unión económica y monetaria europea". Pirámide, Madrid, 2004.

Betancor Rodríguez, Andrés, "La posición del BCE en el sistema institucional comunitario: independencia y equilibrio interinstitucional. El federalismo horizontal en el manejo de la moneda". Revista de Estudios políticos, 1995.

Elias, Joan, Miret, Pere, Ruiz, Alex, Sabate, Valenti: "El Euro: balance de los tres primeros anos", Coleccion Estudios Economicos n26, La Caixa, 2001.

Eijffinger, Sylvester, and Petra M. Geraats (2002) “How Transparent Are Central Banks?” CEPR Working Paper, no. 3188.

Gerdersmeier, Dieter, Mongeli Francesco, Rofia Barbara: “The eurosystem, the US Federal Reserve and the Bank of Japan, similarities and differences”, European central bank system, Working paper series n742, March 2007.

Larrain, Felipe, Sachs, Jeffrey: "Macroeconomia en la economia global", Prentice Hall, 2002.

Martínez Dalmau, Rubén, "La Independencia del Banco Central Europeo"; Ed. Tirant-lo Blanc , ISBN 84-8456-346-4, 2005.

Wynne, Mark. A. “The European System of Central Banks.” Federal Reserve Bank of Dallas Economic Review, 1st quarter, 2-14, 1999.

Also on Fandom

Random wikia