Fandom

Scratchpad

Pipí Popó y los 40 Ladrones

216,210pages on
this wiki
Add New Page
Discuss this page0 Share

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.

Historia narrada en Las Fauces del Cien Pies de manera subliminar. Cuyo protagonista es el Astronauto Pipí Popó.

Se dice que Pipí Popó partió de Vix al mando de cuarenta ladrones para saquear la ciudad de Ix, por entonces bajo el poder de Imago Seferdín.

Al llegar al Río Gordo uno de los ladrones intentó cruzarlo sin quitarse la armadura (porque le daba vergüenza) y murió ahogado.


Pipí Popó y sus 39 ladrones marcharon hacia el Lago Homónimo, allí, otro de los ladrones decidió que si vida no tenía sentido sin el ladrón muerto y se quitó la vida.

Pipí Popó y sus 38 ladrones marcharon hacia la Ventana Lunar de Febo Asoma, allí, uno de los ladrones se dio a la fuga enloquecido por la consumisión de hongos.

Pipí y Popó y sus 37 ladrones marcharon hacia el Desierto de Ahab, allí, otro ladrón fue disecado por sus compañeros (se desconoce el motivo).

Pipí Popó y sus 36 ladrones marcharon hacia Vinci, allí, un dragón en celo mató a otro ladrón (uno de pelo largo) confundiéndolo con una hembra.

Pipí Popó y sus 35 ladrones marcharon hacia el Archiducado Onomatopéyico de Pam!, allí, un gordo furioso mató a uno de los ladrones al no soportar la derrota en un duelo de fondo blanco.

Pipí Popó y sus 34 ladrones marcharon hacia la tierra de los Verdonios, allí, una vaca suelta mató a otro de los ladrones al pisarle la cabeza mientras dormía bajo un árbol.

Pipí Popó y sus 33 ladrones volvieron a la tierra de los Ordos, allí, un ladrón murió al aguntarse un pedo tres días.


Pipí Popó y sus 32 ladrones deambularon por la Tierra de Nod, hasta que uno de los ladrones reventó de aburrimiento.

Pipí Popó y sus 31 ladrones se dirigieron a Adrid, en el camino, uno de los ladrones perdió la cabeza, desangrándose hasta la muerte.

Pipí Popó y sus 30 ladrones siguieron rumbo al Monasterio de Dionda donde al más joven de los ladrones se le partió el corazón al ver un gatito lastimado.

Pipí Popó y sus 29 ladrones se encaminaron hacia el Palacio Papal de las Mil Lunas, al llegar, uno de los ladrones dejó de respirar... y murió.

Pipí Popó y sus 28 ladrones decidieron saquear la propia tierra de los adrios, pero, antes de partir, un ladrón enano perdió la virginidad y no quiso abandonar el lugar hasta encontarla de nuevo.

Pipí Popó y sus 27 ladrones llegaron a Andalgalaica Simorrea sinedo Pipí Popó y sus 26 ladrones, ya que se dieron cuenta de que uno de ellos era solo la sombra de otro.

Pipí Popó y sus 25 ladrones se detuvieron a acampar en medio de un campamento elsirio, por lo que fueron atacados. La batalla fue cruenta y despiadada, duró más de cien días con sus noches, fueron arrasados los campos, quemados los bosques, envenenados los ríos, secados los pantanos, achatadas las montañas, desfondados los lagos, barridos los arenales, y todo fue reforestado con pino.

Pipí Popó y sus 24 ladrones pidieron ayuda a un grupo de velsirios que pasaban por allí y se detuvieron a ver como achataban una montaña. Estos refuerzos lucharon con tanta cobardía que los elsirios sintieron lástima y abandonaron el campo de batalla, llevándose a uno de los ladrones como recuerdo.

Pipí Popó y sus 23 ladrones llegaron al País de Ix, pero no lo pudieron reconocer, pasándose hasta internarse en el Desierto de Ahab y dar vueltas en Círculos Imaginarios. Se dice que uno de los ladrones aún sigue dando vueltas en círculo allí mismo.

Pipí Popó y sus 22 ladrones se aproximaron demasiado a Modorra y fueron capturados los Hombres Bala, extraterrestres travestidos que habitaban la zona. Éstos se comierona uno de los ladrones mientras los otros se escapaban disfrazados de señores que pasaban.

Pipí Popó y sus 21 ladrones arribaron a las afueras de Luzco Viejo, allí descansaron, cambiaron los camellos por guanacos y continuaron rumbo a la legendaria ciudad de Trochi al este de Mochi. Menos unos, que prefirió dedicarse a otra cosa por la falta de resultados que tenía la empresa.

Antes de llegar a Trochi, en medio de los Valles Incordiales, se les apareció un genio a Pipí Popó y sus 20 ladrones. El genio se ofreció a acompañarlos a cambio de que uno de los ladrones ocupara su lugar en la lámpara.

El Genio, Pipí Popó y los 19 ladrones, se perdieron y aparecieron frente a un grupo de Viciledos deseosos de venganza. El genio tuvo una genial idea, se las ingenió para crear una de sus acostumbradas genialidades, y como era un genio en el asunto, puso en práctica sus dones de ingeniero e inventó el Geniol. Chochísimos, los viciledos les perdonaron las vidas, porque el invento del Genio les hizo pasar el dolor de cabeza que los ponía de mal humor.

Ya en La Bartola, Pipí Popó se dio cuenta de que el Genio había huído con uno de los ladrones, y que solo le quedaban 18 hombres. Su sorpresa fue maor cuando descubrió que uno de sus hombres no lo era tanto, cuando lo encontró metiéndose el dedo en el culo - me estoy poniendo un supusitorio - se excusó el ladrón, pero Pipí no le creyó.

Camino a Camorra, Pipí Popó y sus 17 ladrones fueron interceptados por un grupo de camorreros bastante obtusos y se armó la piña. Los ladrones pegaron 314 trompadas, 162 puntapiés, 66 codazos y realizaron 19 zancdillas; los camorreros dieron 278 bifes, 119 empujones, 91 escupitajos y cerca de 14 tocadas de oreja (9 con los dedos ensalivados). Para festejar el resultado, Pipí Popó y sus hombres salieron dar la vuelta olímpica, de la que uno de ellos nunca más volvió.

Pipí Popó y sus 16 ladrones llegaron a los Pantanos del Patovica con una mano atrás y otra adelante. Por suerte lograron vender uno de los ladrones a unos mercaderes Ostrocletas que tenían un puestito turístico. Con ese dinero compraron alimento para sus guanacos, y cuando estos estuvieron gordos, se los comieron.

Pipí Popó y sus 15 ladrones cruzaron los pantanos hasta la ciudad de Ñañi y no lloraron cuando uno de ellos los tuvo que abandonar porque se le terminaban las vacaciones y tenía que volver a laburar.

En Ñañi, Pipí Popó y sus 14 ladrones consiguieron unas changas lavando carros y cargando combustible en los caballos, tarea por demás peligrosa porque a ningún caballo le gusta que le metan un manguera en el culo. Así murió uno de los ladrones, cuando el caballo al que le estaba llenando el tanque comenzó a retroceder succionando la manguera y al hombre.

Pipí Popó y sus 13 ladrones abandonaron Ñañi para buscar una mejor vida en la Llanura Experimental de los Cocolitos, que tenía una onda que les cabía. Pero como Pipí era muy supersticioso se negó a continuar con 13 hombres, así que uno fue abandonado a su suerte, que, por suerte, era muy buena. No tardó en encontrar una mujer hermosa, sexi y fiel, en ganarse la lotería, el loto, el bingo, el truco, el telebingo, el cupón de California, un auto, una casa en la costa, un depto en el centro, y tuvo fama y el respeto de todos.

Pipí Popó y sus 12 ladrones continuaron rumbo a Pompella, pero como, en total, eran 13, Pipí se negó a continuar. Uno de los ladrones fue abandonado a su suerte, que era muy mala. No está demás decir que se le encarnó una uña, perdió todo a la ruleta, le dieron un mal dato para un negocio, le cagó un pajarito y falló el tiro cuando intentó suicidarse quedando cuadripléjico.

Pipí Popó y sus 11 ladrones llegaron a Pompella al amanecer, y se rescataron de que uno de ellos no era tal, sino un guanaco que se había disfrazado para que no lo comieran. Quisieron carnearlo, pero como el guanaco no se comía nunguna, zafó.

Pipí Popó y sus 10 ladrones partieron de Pompella de regreso a Ñañi solo habiéndole saqueado un dulce a un niño, que ni siquiera pudieron comer porque ya estaba masticado. El hambre azotó a la tropa. Comieron líquenes y cortezas, se alimentaron de carroña y de partes de su propio cuerpo que no utilizaban. El más haragán se comió todito y desapareció.

Pipí Popó y sus 9 ladrones tomaron un atajo a La Bartola cortando por los Bosques del Puf. Allí se toparon con una monja ébria que los sedujo y se los volteó a todos. El más débil se enamoró de ella y se quedó.

Pipí Popó y sus 8 ladrones atravesaron los Bosques del Puf hasta la Tierra de los Hombres Bala. Fueron resibidos por obligación y los trataron muy mal. Incluso uno de ellos murió a causa del maltrato y la descortesía de la que fue objeto.

Pipí Popó y sus 7 ladrones llegaron a Andalgalaica Simorrea con ayuda del Pastor Inglés que los había encontrado llorando a la vera del camino. Allí se despidieron de uno de los ladrones dándole un tiro en la cabeza.

Pipí Popó y sus 6 ladrones al fin arrivaron a Adrid, donde fueron recibidos con honores y aplausos de todo tipo. Uno de los ladronesmurió de la emoción. Fue enterrado en la cercana ciudad de X (cs) envuelto en un bandera donada por los herarios y se dispararon 3942 cañonazos en su honor.

Pipí Popó y sus 5 ladrones decidieron intentar un último saqueo atacando al Archiducado Onomatopéyico de Pam!, sin embargo volvieron a perderse en el Desierto de Ahab y dieron vueltas en círculos por 13 años. Cuando lograron zafar de esa situación notaron que uno de los ladrones había ascendido al cielo por su bondad.

Pipí Popó y sus 4 ladrones cruzaron la Ventana Lunar de Febo Asoma sin mayores dificultades que las que habían tenido hasta el momento. También desapareció misteriosamente el ladrón más morocho del grupo.

Pipí Popó y sus 3 ladrones consiguieron llegar al Lago Homónimo donde preparon sus armas para atacar Ix, el nerviosísmo era tan grande que uno se cagó en las patas y lo tuvieron que dejar porque no soportaban el olor.

Pipí Popó y sus 2 ladrones atacaron Ix cuando Imago Seferdín andaba de aventuras por el mundo. Saquearon la ciudad y el Templo del Santo Gargajo, obligaron a las vestales a confesar los secretos de su famoso Pete Tartamudo, y se retiraron a descansar al mismísimo palacio de Imago. Esa noche la Madre Superiora del Templo capturó a uno de los ladrones y le frió los huevos en aceite de ballena negra convirtiéndolo en una de las vestales.


Pipí Popó y su ladrón regresaron a Vix llenos de riquezas y fama, en donde fueron felices y contentos.

Also on Fandom

Random wikia